Miércoles, 20 2021 Enero

promoblanco

Grilletes e hipocresía

Jul 01, 2020

MSc. Eduardo Cárdenas N.

La muerte del Prefecto del Guayas Carlos Luis Morales, consternó al país en todas las esferas. Como deportista se le recordará como un icono del Barcelona, su capitanía a los 20 años y su inolvidable paso en la tricolor de futbol; como periodista por su gran dicción , credibilidad y solvencia presentando noticias y en la faceta de político por sus dotes de liderazgo y su paso por el PRE, Centro Democrático y P.S.C. No pudo llegar a Diputado pero si a Concejal y Prefecto. Su deceso motivó una serie de especulaciones que invitan a la reflexión. Ya en esta misma columna habíamos hablado someramente la semana pasada, sobre la fragilidad de la vida. Habló inicialmente su hijo de que no se lo pudo reanimar por electroshock, porque tenía grillete en su pierna, ese grillete que un prepotente correista dejó tirando con un saludo burlón a la justicia, ese que alguna funcionaria porta por acusación de terrorismo. Claro que esos argumentos fueron aclarados por la Policía indicando que el aparato sirve solo para la ubicación de quién lo porta, su desconexión implica un protocolo y asegurando además que llegó sin vida a la clínica, en contraste con la declaración de su hija, que aseguraba que al llegar al centro de salud, su padre aún respiraba. Dicen que murió a las 7, o a las 8 y 15 y hasta no faltan especulaciones torpes de que se suicidó. La lógica desesperación y dolor de su Sra. Madre, hizo que acuse a un canal nacional como causante de su muerte incluso con palabras impublicables. La muerte natural según el médico legista se desencadenó por la cardiopatía crónica del Prefecto, pero… la situación de ansiedad, la inminente destitución de su cargo por parte de “examigos”, las acusaciones entre hijos e hijastros, la condición de fugitiva de su esposa, no habrían contribuido para a su deceso? Nunca sabremos si “Pestañita” fue inocente o culpable, pues recién estaban en etapa de investigación y nunca se le imputaron cargos. A Morales jamás se le podrá demostrar el presunto tráfico de influencias porque jurídicamente murió inocente. Pero lo que si se ha podido demostrar- lastimosamente- es que vivimos un Ecuador en plena descomposición y que la hipocresía sigue teniendo cabida donde no tiene vigencia el atributo de la sinceridad. La hipocresía es simplemente mostrar lo que no se desea, demostrar bondad fingiendo sentimientos contrarios, aparentar virtudes que no se posee hasta convertir las mentiras en verdades y viceversa. Pero lo hipócritas han existido y existirán felices en un país donde con desfachatez se acepta normalmente –por parte de los que tienen atrofiada la memoria, pero llenos los bolsillos- que no es lo mismo ser ladrón sino” vivísimo” En un Ecuador quemimportista donde se exige respeto a los derechos humanos de asesinos y violadores que ellos no respetaron. Penosamente una parte del país sonríe con el cuento de que el autoritario “robo pero hizo”, donde el prófugo cómodamente prefiere sugerir a la Prensa y a la Fiscalía como provocadores de la muerte del Prefecto, con el protervo fin de sacar réditos del resto de la mesa de corrupción que dejó servida, o donde otros aplican el desgastado e hipócrita grito de Viva la Patria. La muerte de Morales determina que: a más de ser campeones de la corrupción, que donde se toca salta pus y pestilencia, hay también campeonas y campeones de la hipocresía. Que cuando se dice “sentido pésame” a sus familiares, también se incluye al hijo que despidieron al margen de las diferencias – antes eran coincidencias- políticas? ¿Será que la gente debe estar muerta para ser aceptada como buena? Quedan sonando las palabras del defensor del Prefecto. “Que les pese en la conciencia a los detractores”, y las de su hijo: Ya deben estar contentos, mi papa murió!. A quiénes se referían? La vida sigue, irónicamente la pandemia sigue, la policía y fiscalía siguen en el altruista cumplimiento de su deber, pero con pena admitiremos que la corrupción también sigue. Nosotros seguimos también… confiando en la Justicia Divina y terrenal

Modificado por última vez en Miércoles, 01 Julio 2020 16:48

Deja un comentario

  1. Popular
  2. Tendencia
  3. Comentadas

Calendario

« Enero 2021 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31